Saltar al contenido
Tocadiscos de vinilo

¿Qué es un disco de acetato?

disco de acetato y vinilo

Un disco de acetato o también llamado Dubplate, es un dispositivo de grabación analógico en el cual se registra el sonido continuo, es decir, de forma analógica mediante sistemas mecánicos. Estos registros en el disco van desde el exterior hasta el interior.

Una vez hemos explicado la teoría de un disco de acetato nos preguntaremos, ¿En que se diferencian los discos de vinilo de los de acetato?. Pues es muy sencillo, el proceso de grabación por sistemas mecánicos vendría a ser la base del sonido que radica en ellos, pero la verdadera diferencia radica en los materiales y su uso.

Materiales de un disco de acetato

Para el disco de acetato se utiliza como material de base el cartón, aluminio o vidrio, siendo el aluminio el más común, y un recubrimiento de goma de laca o acetato de nitrocelulosa, que es donde un estilete (instrumento de escritura) genera los surcos para que una aguja de una tornamesa, por ejemplo, los transforme en sonido.

Para realizar estos surcos se suelen utilizar rubíes, zafiros o incluso diamantes. Estos últimos permiten trabajar más tiempo debido a su dureza, aunque los rubíes y zafiros se adapta mejor al acetato de nitrocelulosa, consiguiendo mejores grabaciones que los diamantes.

Uso de los discos de acetato

A diferencia de los discos de vinilo que se utilizan para reproducir la música que hay escrita en ellos, los discos de acetato se utilizan para realizar grabaciones instantáneas o pasarlas de otra fuente de sonido.

¿Quién creó el disco de acetato?

El invento de los discos de acetato se los debemos a Emile Berliner, gracias a otro invento, el Gramófono. Pero la historia no acaba aquí, el Gramófono estaba basado en el fonógrafo de Thomas Alva Edison, el cual fue el primero en reproducir sonido grabado en cilindros o discos giratorios.

Lo que hizo Emili Berliner con su gramófono es reproducir sonido grabado en discos planos con surcos en espiral desde fuera hasta el centro del disco. Las ventajas fueron evidentes, el disco de Berliner era menos costoso de producir, mejoraba las características de los cilindros (no permitían la reproducción masiva) y facilitaban la duplicación en masa a partir de un mismo molde o master.

¿Para qué se usan los discos de acetato?

molde disco acetato

Como hemos comentado anteriormente, se utilizaban para la grabación de sonidos instantáneos o como soporte para pasarlos de otras fuentes de sonido.

El proceso es muy sencillo; en el disco metálico recubierto con una capa de cera, normalmente negra y bastantes espesa, lo que se llama disco de acetato, se graba el sonido en forma de surcos mediante una púa o aguja.

Una vez grabado el disco, se lava con agua y jabón y se le añade otra substancia en la superficie, cloruro de estaño, para que ayude posteriormente a que se pegue una capa de plata, quedando así el disco de color plateado. Más tarde, se le añadirá un baño en níquel o baño galvánico.

De esta capa de plata, en la cual se han adherido los surcos del disco de acetato, se extrae un molde o estampador que se usará en una prensa contra un material plástico, cloruro de vinilo, para hacer las copias del molde.

¿Cómo son los discos de acetato?

En su interior son de aluminio, normalmente de unos 0,8mm de grosor y en su exterior llevan una película bastante espesa de un material denominado acetato de nitrocelulosa o goma de laca, la cual compone la superficie de grabación.

Normalmente se pueden observar dos agujeros en el disco de acetato, uno en el centro y otro algo más desplazado perpendicular al primero que se utiliza para sujetar el dubplate mientras se realiza el proceso de grabación en él.

Sus diámetros suelen estar comprendidos entre 7″, 10″ o 12″, aunque existen excepciones como los de 5″ o 21″ destinados para temas muy específicos, como sistemas de sonido para el cine.

Diferencias y similitudes entre discos de vinilo y acetato

Es fácil confundir un disco de acetato con uno de vinilo, de hecho, las medidas, color o incluso textura, hacen que sus aspectos físicos sean completamente iguales.

Pero a pesar de estas similitudes, no son totalmente iguales. Cada uno está creado para un cometido diferente al del otro y su composición en cuanto a los materiales también difiere. A continuación te nombramos algunas diferencias y parecidos entre los dos discos:

Similitudes

  • Disponen de los mismos formatos y las velocidades de reproducción son similares.
  • Los dos se utilizan como soporte analógico de grabación de sonidos.
  • Tanto los discos de vinilo como de acetato son muy cotizados por los coleccionistas.

Diferencias

  • Los discos de acetato se utilizan como soporte para grabaciones en tiempo real o de otra fuente de sonido, mientras que el disco de vinilo es una copia de la grabación.
  • La fabricación son diferentes ya que el disco de vinilo se crea a partir de los moldes de un disco de acetato, mientras que para los discos de acetato, se necesita una máquina que transforme en surcos el sonido.
  • Los materiales donde se generan los surcos son diferentes. En el caso del acetato es menos resistente y por lo tanto, mas delicado para ser recorrido por la aguja. De hecho, el vinilo fue la solución para poder reproducir el sonido mucha más veces que con los discos de acetato, por lo que este material es más resistente y tiene un menor desgaste.
  • Debido a la debilidad del material, los discos de acetato se utilizaban solo en las grabaciones, teniendo que repetirlas si se querían hacer varias copias del mismo sonido. En cambio, los discos de vinilo permite realizar muchas copias y reproducirlas tantas veces como se desee.
  • Los vinilos actualmente están destinados al uso comercial, mientras que los acetatos son objeto de coleccionismo.

¿Cómo reproducir los discos de acetato?

La reproducción de un disco de acetato y otro de vinilos se realizan de la misma manera. Una aguja recorrerá los surcos y los transformará en sonido.

Tendrás que tener muy en cuenta el material de cada uno de ellos. El acetato de nitrocelulosa que es la capa que recubre un disco de acetato, es muy delicada, es por ello que no son aptos para reproducir y si para la grabación.

Si la aguja de un tocadiscos recorre su superficie, en un margen muy breve de tiempo se observará como una capa blanca, parecida al polvo, cubre su superficie. Este será el indicio de que la aguja está dañando el acetato, pero también se notará en la disminución de la calidad del sonido, hasta el punto de dañar por completo el disco.

Por este motivo ten en cuenta, que si quieres adquirir algún disco de acetato, comprueba la calidad del sonido o que esté certificada, ya que la mayoría de ellos pueden haber perdido calidad de sonido.

¿Qué valor tiene un disco de acetato?

Los discos de acetato tienen mucho valor al ser un medio de grabación que ha llegado hasta nuestros tiempos en escasez, por lo que se ha convertido en un bien muy preciado para coleccionistas.

Juntar estos dispositivos de grabación poco comunes a las mejores bandas o cantantes de la historia de la música, hace que sean un gran atractivo, hasta el punto que se suelen ser objeto de subastas.

Se han dado casos de pagar en una subasta entre 1.000 y 10.000 dólares por una colección de discos de acetato de The Beatles. Otro caso sonado fue en el 2006 el pago de 25.200 dólares por un acetato del grupo The Velvet Underground.

Alguno de los aspectos que se tienen en cuenta en estas subastas y que tu también deberías tenerlos en cuenta si tienes en posesión discos de acetato y piensas venderlo, son los siguientes criterios:

  • Estado de conservación del disco.
  • Estado de conservación de la portada.
  • Estado de conservación de las fundas.
  • Plano del disco.
  • Año de edición.
  • Particularidades (primera edición, con dedicatoria/s, valor del disco en la tabla de referencia internacional, etc).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Configuración